¿Por qué optar por las bombillas LED?

By | julio 12, 2017

La denominada como tecnología LED, es la punta de la revolución tecnológica en lo que se refiere a la iluminación, si tomamos como inicio el desarrollo de la bombilla eléctrica en la última década del siglo XIX. De acuerdo con nuestro modo de vida, la mayoría de nosotros necesitamos de iluminación artificial cuando llega la noche, con el fin de poder seguir realizando algunas actividades; además, ya no sólo es importante la calidad de la iluminación, sino el hecho de qué tanto daña al medio ambiente, lo que con el paso del tiempo, ha propiciado aparición de mejores fuentes de iluminación.

Las bombillas LED son, en específico, excelentes opciones para ahorrar un importante porcentaje de gasto de energía; ya que, se estima, cerca del 20% del consumo de energía a nivel mundial se destina a la iluminación artificial. A continuación te presentamos, en general, las principales ventajas de optar por bombillas LED:

Las bombillas LED son consideradas de bajo consumo energético, el cual puede reducirse hasta en un 90%, comparado con el consumo de las bombillas incandescentes.

-Tienen una vida útil más larga que las bombillas tradicionales, la cual supera las 50,000 horas.

-Al presentar una vida útil más larga, las bombillas LED se relacionan con un menor coste en el mantenimiento; así mismo, facilitan el reciclaje, ya que este tipo de bombillas no contienen metales pesados, ni radicación de rayos ultravioleta.

-Por último, la calidad manejada en las bombillas LED, facilita que éstas presenten tanto un encendido como un apagado instantáneo.

¿Cómo debemos seleccionar una bombilla LED?

La gama de bombillas LED que podemos encontrar en el mercado es bastante amplia, de ahí que resulte importante la elección que hagamos.

El primer punto importante en la elección de una bombilla LED, se refiere al casquillo. Existen diferentes tipos de casquillo, como G4, E14, E27, entre otros; este deberemos elegirlo de acuerdo al soporte al que lo vayamos a acoplar.

El segundo punto que debemos de tomar en cuenta en una bombilla LED es la temperatura de color; esto se relaciona con el tipo de iluminación que deseaos obtener. Por ejemplo, hasta los 2700°K, es un blanco cálido (de color ligeramente amarillento); que suele ser el preferido en salones y dormitorios. De los 3000°K a los 6000°K se denomina blanco neutro, y es preferido en cocinas, estudios, pasillos y baños.

En tercer lugar tenemos el consumo y la potencia. En este caso, como medida, se emplean los lúmenes y los vatios; siendo los primeros los que nos indican la cantidad de luz, y los segundos, el consumo energético.

Por último, se encuentra el grado de temperatura. Esto es sumamente importante en caso de que vayamos a sustituir bombillas direccionales, donde el grado de temperatura cobra especial relevancia.

En resumen, la tecnología de las bombillas LED es, en general, mucho mejor que su predecesora, ayudándonos a ahorrar consumo energético y a proteger el medio ambiente; quizá, la única desventaja de este tipo de bombillas sea su precio, aunque el gasto que realizaremos valdrá la pena a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *